Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información |

Proyecto

Pulgarcito, una escuela para la vida.

En los primeros años de la vida del niño y dentro de un ambiente de seguridad y afecto, en nuestra Escuela Infantil procuramos que los alumnos adquieran los instrumentos necesarios para actuar en su entorno inmediato, sientan cubiertas sus necesidades de higiene, alimentación, cariño, juego, y puedan expresarlas progresivamente con los medios a su alcance y llegar a ser, en la medida de lo posible, autónomos tanto en la escuela como en casa. Creemos en una Escuela para sentir, crear y crecer.

Estos objetivos generales son los siguientes:

Expresar sus necesidades básicas de salud y bienestar, de juego y relación (utilización del baño, aseo, proponer y participar en juegos, canciones y demás actividades).

Conocer su propio cuerpo, sus segmentos más destacados, sus características y capacidades, sus posibilidades de acción y sus limitaciones, así como algunas actitudes básicas de alimentación y limpieza.

Desarrollar un sentimiento de individualidad, definido tanto por la identidad corporal, como psicológica (un nombre, un grupo sexual, nombres de las personas cercanas a su entorno...), con una autonomía y progresiva confianza en sus propias capacidades, así como con un sentimiento de competencia personal y autoestima positiva.

Ayudarlos a adquirir seguridad en sí mismos, quererse y valorarse, gestionar sus emociones de manera satisfactoria, desarrollar la empatía y saber relacionarse con los demás.

Observar y explorar activamente su entorno inmediato y los elementos que lo configuran.

Desarrollar la imaginación y la creatividad.

Ser capaz de coordinar su acción con la de los demás e ir descubriendo la identidad del resto de los compañeros, sus deseos y posesiones, que deben ser respetados y a su vez compartidos.

Descubrir medios de expresión y comunicación distintos al verbal (gestual, pintura, música...).

Iniciarles en la pre-lectura y la pre-escritura, poniendo las bases sólidas que les faciliten su aprendizaje en sucesivos cursos.

Fomentar la comunicación y expresión de emociones y sentimientos.

Potenciar el desarrollo de los sentidos (vista, tacto...) como pilares fundamentales para un buen equilibrio personal.

Conocer y vivenciar la cultura Andaluza en la que estamos inmersos.

Consideramos el inglés como una herramienta imprescindible para el futuro de nuestros alumnos y propiciamos su aprendizaje con el objetivo de que adquieran vocabulario y pronunciación en un momento en el que la plasticidad neurológica lo favorece más que nunca. El juego y la repetición cotidiana, la música en inglés y la creatividad se ponen al servicio de la interiorización de esta lengua.

Desde nuestros comienzos hemos dado mucha importancia al desarrollo Psicomotor del niño ya que una buena evolución en este sentido ofrece al niño la posibilidad de expresar todo su potencial. Para ello hace dos cursos que hemos sistematizado nuestro trabajo en las áreas psicomotrices y sensoriales creando un programa de estimulación pionero al que hemos llamado Programa básico de desarrollo neurosensopsicomotor (PDB).

El juego heurístico es un enfoque, un sistema de educación en el que al niño se le enseña a descubrir por sí mismo las cosas. Pretende destacar la importancia de esta actividad exploratoria de descubrimiento espontánea. Se trata de conseguir una situación de juego, en la que se invita a los niños y niñas a preguntarse ¿qué puedo hacer?

Es nuestro propósito ayudar a cada uno de los niños a tomar conciencia de sus potencialidades senso-motoras y creadoras, de sus posibilidades tanto de expresión y comunicación, como de sus primeros pasos intelectuales.

Pretendemos que el niño/a sea protagonista de su propio aprendizaje y para ello es fundamental conocerlo muy bien, lo que requiere que el proceso sea lo más individualizado posible. Así conseguiremos un desarrollo más rico y óptimo.

Queremos ofrecer una educación coherente con las necesidades reales de cada uno de los niños, así como con la unidad social en la que se encuentra inmerso.

Procuramos favorecer la maduración personal y la adaptación social de los niños y niñas, para lo cual potenciamos la creación de un clima de seguridad y afecto en las relaciones entre los propios niños/as y de éstos con los adultos.

Fomentamos la solidaridad y el respeto a los demás, así como la defensa del medio ambiente, para que estos valores sean una constante desde los primeros años de la educación.

Valoramos que la educación sea un trabajo conjunto entre padres y educadores, para así favorecer el desarrollo integral del niño.